viernes, 19 de febrero de 2010

Autobiografia de Ciro Ron

En el año sesenta y siete, en un pequeño pueblo, llamado San José de Guaribe, situado en la región Nor-oriental del estado Guárico, nace un niño el 16 de Junio a las ocho y quince de la mañana que su linda madre le pondría por nombre CIRO MISAEL. Soy el hijo número diez del seno familiar de once hermanos. Mi querida madre MELANIA CAMPOS; ama de casa, es mi tesoro y mi guía. Mi padre MIGUEL RON; agricultor, siempre ha sido mi orientador. Mis hermanos y hermanas: Francisco es el mayor, luego le siguen: María Sabas, Vicente, Jesús, Angelina, María Fanny, Rosa, Miguel, Mélida y Mirian que es la menor.

El pueblo donde crecí y me formé es tradicionalmente agrícola y ganadero, pues está rodeado de muchas fincas y hatos que le dan la dinámica económica de la región, por otra parte por estar situado en una zona que comprende al norte limitando con la serranía Fila Maestra del estado Miranda, al este limitando con el estado Anzoátegui, a hora y media de las primeras playas de Puerto Piritú y al oeste y sur limitando con la extensa sabana llanera, así que es un pueblo bendecido por la gracia de Dios al estar tan cerca de dichos estados, recibiendo influencia cultural del oriente venezolano, de la cultura de los tambores de las regiones del estado Miranda y por supuesto de nuestras sabanas llaneras. La música autóctona de nuestro pueblo se ejecuta con un instrumento llamado carrizo llanero, además de la bandola llanera central y por supuesto el arpa, cuatro y maracas.

Crecí y me formé entre el pueblo y el hato Las Flores que es propiedad de mi padre, situado al norte, a veintiocho kilómetros del pueblo, es un hato muy, muy bonito cuya característica principal es el río y es una zona muy fría de clima montañoso donde hay animales silvestres como venados, ardillas, perezas, osos, onzas, cunaguaros, monos, araguatos y variadas aves como el carpintero, el martín pescador, el paují, guacamayas y loros. El hato está lleno de árboles frutales, cultivos y cría de animales. Tuve una infancia muy hermosa cargada del ambiente del campo, donde siempre respire aire fresco y conociendo principalmente de donde venían los alimentos que mi padre llevaba a casa. A los siete años ya me encuentro en el trayecto inicial de educación, el cual realicé en el Grupo Escolar "Monseñor Crespo" hasta sexto grado. Fui inscrito directamente en primer grado, decisión que toman mis padres, porque ya contaba con siete años de edad, aunque en mi escuela ya funcionaba el pre-escolar.

En primer grado lo más resaltante que recuerdo era la habilidad para dibujar y mi maestra Roberta Contreras siempre me pasaba a la pizarra a realizar los dibujos de los temas de las clases. También recuerdo algo muy particular que tenía la maestra Roberta que era orar y dar gracias a Dios cada día antes de iniciar las clases.

En segundo grado me dio clases la maestra Esperanza González, ella fue una maestra muy dulce con todos sus alumnos, a todos nos enseñaba y atendía por igual.

En tercer grado mi maestra fue Diana Pellicer, toda el aula pudo notar el cambio, pues ella era una maestra un poco más estricta en la forma de evaluar y siempre estaba vigilante de nuestro comportamiento, tanto en el aula como fuera de ella.

En mi escuela primaria realizaba exposiciones culturales donde participé muchas veces en el área de dibujo libre, donde generalmente realizaba dibujos que contenían elementos naturales, como árboles, ríos, animales, entre otros.

A partir del tercer y sexto grado recibí muchos reconocimientos como libros (el hombre que calculaba, entre otros), diccionarios y diplomas de parte de la dirección del plantel por mi buen rendimiento en las diferentes áreas en especial en las Matemáticas. En cuarto grado se presenta una situación muy sorprendente para mí, cuando fui seleccionado para recibir una beca, previo a una prueba extra, donde saque diecinueve puntos y ser promovido al sexto grado. Beca que al pasar para la etapa de educación media deje de percibir y nunca me explicaron el por qué?

Recuerdo a mis excelentes maestras y maestros de cuarto y sexto grado; Olga de Alvarado, Carmen de Ávila, Aura de Brito, José Ignacio González y Andrés González, quienes me orientaron y me prepararon para la próxima etapa estudiantil.

Para esta etapa en mi hogar todos los miembros de la familia colaboraban en el trabajo del hato como, mantenimiento, cosecha, venta de cultivos y cría de algunos animales. En la jornada de la semana junto a mi hermana menor me tocó vender el "Aromatizante Café" molido que se producía en nuestro hato, en el pueblo.

En éste momento en mi país dominaba la democracia representativa liderada por el primer gobierno de Carlos Andrés Pérez, caracterizada por el desarrollo de huelgas de todo tipo, fuerzas represivas, manifestaciones en las diferentes ciudades. Se percibía un país endeudado con déficit en los salarios de los trabajadores y el aumento de los productos de la cesta básica.

Puedo recordar que en las escuelas se implementó el programa del vaso de leche escolar, pero no entendía por qué daban un cuarto de leche para cada alumno cuando en mi región guariqueña producía cantidades de leche.

En el año 1979 inicio mi vida estudiantil de bachillerato en el liceo C.C. ¨Diego Bautista Urbaneja situado en el mismo pueblo. Y puedo decir; que recibí una formación más de conceptos, definiciones y conocimientos que de formación de valores y enseñanza real de nuestra historia, por otra parte las clases que recibí en la época en su mayoría eran teóricas, en un ciclo dicta y escribe, recuerdo que nuestra profesora de Castellano María de Palacios si tenía diferentes formas y ambientes de dar las clases, porque siempre realizábamos obras de teatros y diferentes actividades en muchísimos ambientes diferentes, siempre fue una profesora muy creativa y querida por todos sus alumnos. De esta manera nos enseñaba y nos divertía.

En poco tiempo de haber iniciado el año escolar en el liceo, ingreso al Club Cultural y Sociedad Bolivariana, formando parte del equipo que editaba el Semanario del liceo, destacándome en la parte de las ilustraciones, dibujos, gráficas, entre otras.


Otras actividades liceístas de participación consecuente fueron:

• La Semana de Conservación del Ambiente.
• Los Juegos Deportivos Intercursos.
• Campaña Electoral del Centro de Estudiantes.
• Exposición de Dibujo Libre.
• Exposición Artesanal y Científica.

En esta etapa de educación media sobre todo a partir del tercer año empecé a sentir atracción, por las áreas prácticas como las Matemáticas, Química y la Física, pues siempre me han gustado las clases de laboratorio, porque siempre estaba a la expectativa de lo que iba a suceder en los procesos de experimentación. En el año 1984 cuando cursaba quinto año nos llevaron a realizar un trabajo investigativo sobre los procesos de transformación del hierro en acero, en las empresas SIDOR (siderúrgica del orinoco), VENALUM y FERROMINERA situadas en el estado Bolívar, visitando también a ciudades como, Ciudad Guayana, Ciudad Bolívar y San Félix.

Esta etapa la considero muy importante para mí, porque es el transitar de la niñez a la adolescencia. Una etapa cargada de experiencias, donde aprendí sobre todas las cosas responsabilidad a la hora de entregar las tareas asignadas y respeto a los compañeros. En el mes de julio de 1984, fue mi graduación de Bachiller en Ciencias muy importante para mí, porque visualice la transformación de la niñez a la adolescencia y empecé a darle más importancia a todo lo que ocurría a mi alrededor, sobre todo cuanto se gastaba en la casa en servicios, mantenimientos y fue cuando mi padre me enseño donde encontrar las cosas menos costosas que necesitábamos para el trabajo del hato. Ahora veía las cosas un poco más en serio y sin darme cuenta ya era un joven con muchas aspiraciones y con ganas de seguir estudiando.

En el año 1985 junto con mi hermana menor nos trasladamos a la Ciudad de Maracay, debido a que mi hermana María Fanny se encontraba ya residenciada en esta linda y acogedora ciudad, donde fuimos recibidos con mucho calor y entusiasmo por el gentilicio maracayero, conocí muy bellas personas y amistades que aún conservo. Siento mucho respeto y cariño por los habitantes de Maracay. Aquí se inicia otra etapa muy linda de mi vida. En este mismo año inicio estudios universitarios en el Tecnológico de Valencia en el área de la química, en esta etapa voy alimentando mis conocimientos y adquiriendo nuevas experiencias sobre esta área, pero no culmino la carrera por razones económicas e inicio mi primera experiencia laboral en el supermercado CASA, situado en la calle Carabobo de esta linda ciudad, donde conocí una linda chinita llamada Kitty Ng, con la cual tuve un noviazgo maravilloso, hasta que ella tuvo que viajar con su familia a la ciudad de Vancouver en Canadá, ella regresa cada vez que puede y conservamos el contacto a través de las diferentes tecnologías de la comunicación. Es una experiencia muy bella. Puedo afirmar con mucha solidez que podemos amar aun existiendo barreras de lenguaje y cultura.

En el año 1988 aumenta mi experiencia laboral al trabajar como Auxiliar en Electrónica en la empresa japonesa de montaje de ascensores FUJITEC, cuyos jefes eran españoles. En esta etapa adquirí experiencias en el montaje de cabinas y pantallas digitales de ascensores.

En el año 1993 comienza otra etapa importante de mi vida ya que doy un giro de Técnico a Educador. Conocí un vecino, el Agente Eliseo Rodríguez, quien estudiaba bachillerato y me pidió que le explicara ejercicios de Matemáticas y no paso mucho tiempo cuando empezó a traer sus compañeros para que les explicara diferentes ejercicios. A los pocos meses el compañero Rodríguez me recomendó para realizar unas suplencias en la U.E. "Don Arístides Rojas", entregué mi curriculum y ya me encontraba explicando Matemáticas en un salón de clases y es así cuando inicio mi experiencia como Docente de Aula. Trabajando en diferentes Unidades Educativas de Maracay como Profesor por horas.

En los años 1995 y 1996 en la U.E. "Maranatha" trabajé como Docente de Aula en las áreas de Química, Física y Matemáticas, luego en los años 1997 al 2005 trabajé en la U.E. "Manuel Felipe Rúgeles" en el área de la Física y desde el año 1997 hasta el presente me encuentro trabajando en la U.E."El Universitario" en las áreas de la Química, Física y Matemáticas.

Puedo decir que en el transitar de estas experiencias en el sistema educativo me he cargado de muchos conocimientos y profundizado en valores, principalmente como la responsabilidad y el respeto, por otra parte la ética y la puntualidad que debemos ejercer como profesionales de la educación. Es una etapa de mi madurez en el campo laboral obteniendo un variado compartir de la enseñanza con diferentes grupos de alumnos. En este momento he aprendido que no solamente debemos ser profesores de aula sino que debemos también funcionar como orientadores, consejeros, un amigo o un padre de nuestros alumnos.

Para el año 2007 precisamente fue a través de un alumno que me indicó la existencia del Centro de Experimentación Para el Aprendizaje Permanente en la Universidad Nacional Experimental Simón Rodríguez, e inicio otra forma de especialización en la educación donde puedo experimentar que la enseñanza no es precisamente el direccional PROFESOR-ALUMNO, sino que somos participantes donde cada uno conoce y aprende a través de los saberes compartidos, aprendemos y conocemos sobre los verdaderos educadores de nuestra Latinoamérica e incluso nuestra facilitadora se incluye como participante, es decir es un tipo de enseñanza horizontal.

En el tiempo que llevo recibiendo este tipo de enseñanza me ha gustado la metodología y la forma del compartir los saberes con mis compañeros. ¿Qué aspiro y qué espero de la experiencia del C.E.P.A.P.? En primer lugar que se preparen Educadores que puedan transmitir una enseñanza liberadora que permita conocer las necesidades de cada participante y facilitar su crecimiento personal, que el Educador tenga la capacidad de transmitir los contenidos y materias de una manera creativa, estimulante y amena, que el Educador centre su interés en la actividad que realiza el alumno durante el proceso de enseñanza-aprendizaje. En segundo lugar que el Educador tome conciencia de su rol como participante en el área de la Educación. Ahora estoy más seguro que jamás cambiaría mi profesión de Educador.

"...LA AMÉRICA NO DEBE IMITAR SERVILMENTE, SINO SER ORIGINAL. ENSEÑEN Y TENDRAN QUIEN SEPA; EDUQUEN Y TENDRAN QUIEN HAGA..."

SIMÓN RODRÍGUEZ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada